La esperanza del Evangelio

Hay esperanza. Ven y conoce la segunda oportunidad que nos fue dada a través del amor del Padre.

Jesús inició su ministerio predicando, predicando el evangelio: "diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio." Marcos 1:15
El evangelio, es sin lugar a duda algo que muchos han escuchado, pero realmente muy pocos entienden o saben definirlo. No podemos entender la santidad, o ningún otro tema en nuestra vida cristiana, si no entendemos lo que significa el evangelio. Para entenderlo debemos de entender primero "la gran historia".

La Gran Historia
Dios nos creó para adorarle. Él era nuestro padre, vivía y caminaba entre nosotros, dándonos todo lo que necesitábamos para vivir, sin embargo, optamos por pecar contra él, un acto de egoísmo que se castiga con la muerte (Génesis 2:17, Romanos 6:23). Como resultado, estábamos separados de Dios, y tratamos de ser nuestros propios dioses, declarando lo que es correcto y lo incorrecto, y viviendo la vida por nuestros propios estándares.

¿Qué es el Evangelio?
Varios amigos y conocidos cuando les pregunto ¿qué es el evangelio? me responden: "buenas nuevas" y luego cuando hago un gesto pretendiendo querer saber el resto de la respuesta, se quedan callados, ahí terminó la respuesta. Y si, la mayoría de éstos amigos son músicos.
La palabra "evangelio" se traduce directo del griego "euaggelion" (εὐαdγγέλιον), que significa "buenas nuevas". Esas buenas nuevas son las profecías sobre el nacimiento de un reconciliador entre Dios y los hombres, es el mensaje de la vida, muerte y resurrección de Cristo a través del cual el creyente es justificado y salvo. (1a de Corintios 15:1-8).

El evangelio se resume así:

1. Jesús vivió
A pesar de nuestro orgullo e ignorancia, Jesús, que creó el mundo y es Dios, con amor, entró en la historia humana como un hombre (Juan 1:14; 1:03; Romanos 8:3; Gálatas 4:4, Filemón 2:07, 8; Colosenses 1:22; 1 Timoteo 3:16, Hebreos 2:14, 1 Juan 4:2; 2 Juan 7). Nació de una virgen, (Mateo 1:23; Isaías 7,14) y vivió una vida sin pecado, (Hebreos 4:15; 1 Pedro 2:22; 1 Juan 3:5) a pesar de que fue tentado en todo así como nosotros.

2. Jesús Murió
Adán y Eva sustituyeron a Dios por ellos mismos, en la cruz, Jesús revocó esa sustitución, sustituyéndose a sí mismo por los pecadores (1 Corintios 15:45-48). Cuando Jesús fue a la cruz, voluntariamente tomó sobre sí el pecado de aquellos que confían y creen en él. Eso significa que si confiamos y creemos en él como Señor y Salvador de nuestras vidas, Jesús fue a la cruz y tomó sobre sí todos nuestros pecados pasados, presentes y futuros; y que murió en nuestro lugar, el pago de nuestra deuda con Dios y la compra de nuestra salvación (Romanos 10:9; Mateo 10:32; Lucas 12:8).

3. Jesús Intercambiado
Jesús no sólo tomó el castigo por nuestro pecado, él también vivió una vida perfectamente justa. Cuando nosotros confiamos y creemos en Cristo, nuestros pecados son perdonados y somos declarados justos delante de Dios, el mayor y único juez. La justicia de Jesús se nos es imputada a nosotros como si nosotros hubiéramos vivido una vida perfecta. 2 Corintios 5:21. Martín Lutero llamó a esto el gran intercambio: "Señor Jesús, tú eres mi justicia, así como yo soy tu pecado.

4. Jesús Resucitó y Volverá
El cuerpo muerto de Jesús fue colocado en una tumba, donde permaneció enterrado durante tres días. En el tercer día, Jesús se levantó en victoria sobre Satanás, el pecado, la muerte, los demonios y el infierno (Lucas 42:1, Mateo 28:1-8, Marcos 16:1-8, Juan 20:1) subió al cielo, y hoy está vivo (Hechos 1:6-11, Apocalipsis 21, Apocalipsis 17:14); esperando que el Padre le permita regresar por su Iglesia.

Esto es el evangelio, esto es lo que predicamos, esto es lo que vivimos. Sólo a través del evangelio de Jesús, podemos ser reconciliados con Dios y vivir con él para siempre.

 

Buscas la última prédica. ¡Escúchala hoy!

Haz click aquí