¿Hay una manera clave para pedirle a Dios y saber que el me escucha?

Para comenzar a responder esta pregunta, primero es bueno analizar si la Biblia menciona alguna razón por la que nuestras oraciones no sean escuchadas. Desafortunadamente si vemos algunos precedentes Bíblico de oraciones no escuchadas o por lo menos estorbadas. En 1 Pe. 3:7 dice “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.”. El pecado en nuestras vidas, particularmente el maltrato en el matrimonio causa estorbo en nuestras vidas. En otra ocasión leemos que Dios le dice al profeta Jeremías que ya no ore por cierto pueblo ya que su pecado de idolatría ha sido tan grande que Él ya no escuchará esas oraciones (Jer. 7:16).


Si tu temor de que Dios no escuche tu oración viene a raíz del pecado en tu vida puedes apelar a la gracia y misericordia de Dios sabiendo que “… al corazón contrito y humillado no despreciarás tú,  oh Dios.” (Sal. 51:17).  Recuerda que a Dios le interesa más tu alma que tu petición y por eso él quiere limpiar tu pecado antes que cualquier otra cosa.

Por otra parte quiero que sepas que no recibir la respuesta a nuestras oraciones no es sinónimo de que Dios no te hay escuchado, simplemente puede ser que la respuesta haya sido no o todavía no.

La Biblia si nos da principios para la oración que podemos usar a nuestro favor. Entre estos principios encontramos los siguientes:

1.      Pide, no solo pienses en pedir. Muchas veces pensamos en pedir y aun decimos que estamos pidiendo por algo cuando realmente no hemos llegado delante de Dios, en oración, a pedir por nuestra necesidad. Santiago 4:2 nos dice “… no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.” (ver Mat. 7:7 y Jn. 16:24).

2.      Busca apoyo en oración. Recuerda que no estás solo en tu caminar con el Señor y seguramente tus amigos, familia o iglesia estarán dispuestos a apoyarte en oración. Jesús nos enseño lo siguiente “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.” (Mat. 18:19).

3.      Ora conforme a la voluntad de Dios. La Biblia nos enseña que si oramos conforme a la voluntad de Dios, Él nos oye. 1Jn 5:14-15 “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”


Para pedir de acuerdo a su voluntad es necesario que pases tiempo delante de Él, conociéndolo, no solo pidiendo. Esto lo logras en oración y sobre todo, en su palabra. Jesús mismo nos dio el secreto para una oración contestada en Jn. 15:7 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.”

Finalmente necesitas saber que tu relación con Dios es personal y por lo tanto la manera de orar y llegar delante de Él lo será también. Dios no dejo un protocolo de oración para que no dependamos de sistemas o ritos sino de Él. El tratar de encontrar una manera especial que nos garantice una respuesta te privaría de la mejor parte de la oración… pasar tiempo con Él.

Francisco Bendfeldt